Para quitarme la espina de mi anterior “error” con las hamburbóndigas, decidí intentarlo de nuevo.

Salvo para alguna lasaña o musaka, casi nunca compraba carne picada. Pero encontré a Conchi Frechilla, una ganadera ecológica (Ecovaldeolea) a la que compro paquetes de 5 o 10 Kg en los que toca un poco de todo. Así que habrá que seguir experimentando con las posibilidades de la carne picada (¡y no lo digo con resignación!).

Rebozado sin almidón para hacer las albóndigas

Ingredientes para las albóndigas…
  • previsión de 1 día o al menos, unas cuantas horas
  • 450 g aprox. de carne picada de ternera ecológica
  • ½ cebolla pequeña
  • 1 huevo
  • 1 diente de ajo
  • 3-4 cucharadas de sésamo tostado y molido (para la masa)
  • abundante sésamo tostado y molido (para el rebozado)
  • sal marina sin refinar
  • pimienta
  • orégano
… y para la salsa
  • ½ pimiento rojo
  • 1 pimiento verde pequeño
  • ½ cebolla pequeña
  • ½ zanahoria
  • 1 trocito de calabacín
  • albahaca
  • comino
  • aceite de oliva virgen extra
  • 150 ml aprox. de leche de coco

Cocinado de las albóndigas y su salsa

Preparación
  1. Lo primero es preparar la carne de las albóndigas. Para que puedan manipularse y adquieran la consistencia adecuada, es preferible trabajar la carne el día anterior al que tengamos pensado cocinarlas.
  2. Picamos muy menudos la cebolla y el ajo.
  3. Batimos el huevo.
  4. Mezclamos (amasamos) la carne junto con la cebolla y el ajo picados, el huevo batido, el sésamo, orégano al gusto, la sal y la pimienta. La cantidad de sésamo a añadir estará determinada por el huevo. La masa debe tener una consistencia que permita darle forma (teniendo en cuenta que el reposo de la mezcla, la endurecerá un poquito más). En cuanto al sésamo tostado y molido, podemos hacerlo en casa como cuando se hace gomashio pero sin añadir sal para evitar que nos queden las albóndigas demasiado saladas.
  5. Guardamos en un recipiente bien cerrado y lo dejamos en el frigorífico unas cuantas horas. Mejor de un día para otro…
  6. Damos forma a las albóndigas y las pasamos por sésamo tostado y molido para rebozarlas. Funciona muy bien en esta receta como sustituto de la harina o el pan rallado.
  7. Freímos un poquito las albóndigas para que se cierren y adquieran cierta consistencia, y las reservamos en un plato mientras comenzamos a cocinar la salsa.
  8. Limpiamos bien, cortamos y rehogamos las verduras que vayamos a utilizar. Un poquito antes de añadir la leche de coco, condimentamos con albahaca y comino (o las aromáticas y especias que nos gusten).
  9. Añadimos la leche de coco, mezclamos bien e incorporamos de nuevo a la sartén las albóndigas para que cuezan a fuego lento durante 10 o 15 minutos.

No es una receta complicada, pero como tiene unos cuantos pasos puede hacerse algo laboriosa para los más perezosos o para los días de más ajetreo.
La salsa, un puntazo…

Albóndigas sin almidón en salsa de coco