Un clásico fresquito para el verano que aunque no preparaba con frecuencia, me encantaba. Llevaba tiempo queriendo “desalmidonizarla” y esta variante de ensaladilla rusa sin almidón me ha parecido que queda deliciosa.

La última vez que he hecho, como me pongo a picar ingredientes y acabo con ensaladilla para 8, la separé en dos recipientes. En uno la puse con mayonesa y del otro, me la fui comiendo aliñándola con aceite como una ensalada normal. ¡Muy rica también!

Ingredientes
  • ¡Tiempo de antelación para dejar enfriar los ingredientes cocinados!
  • 2 huevos (mejor ecológicos o de gallinas que estiren las patas y vean el sol, ¿no?)
  • 2 zanahorias
  • unas 12-15 vainas de judías verdes*
  • 1 calabacín (o medio si es muy grande)
  • aceitunas verdes
  • media cebolleta (que no pique)
  • mayonesa**
Elaboración
  1. Pelamos las zanahorias y lavamos las judías verdes. Las cocemos enteras al vapor hasta que estén tiernas.
  2. Cocemos los huevos.
  3. Una vez bien fríos estos ingredientes, podemos picarlos en trocitos pequeños.
  4. Picamos el resto de ingredientes: el calabacín (¡crudo!), la cebolla fresca y las aceitunas.
  5. Mezclamos todo en un bol con 2 cucharadas de mayonesa.

Ensaladilla rusa sin almidón - Como pienso como

En el momento de servir en el plato, me gusta mezclarla con cogollos o unas hojas tiernas de lechuga bien picados. Para las fotos he usado además unas pocas alcaparras. Otro día hay que probar con pimiento del piquillo, con un poco de bonito quizás, con zanahoria cruda además del calabacín… Espero que os guste ; -)

* Las judías verdes creo que tienen un poquito de almidón. Las como de vez en cuando, hervidas al vapor con aceite en crudo y nunca me han hecho daño.
**  La mayonesa, mejor hecha en el momento por nosotros mismos. Creo recordar que la gran mayoría de las comerciales contienen almidón de maíz (como espesante).