Este es mi primer intento de reciclaje de los restos de un licuado para un postre. No soy muy golosa, pero creo que no durarán mucho por casa. Deliciosas galletas de almendra + “despojos” de la licuadora.

Ingredientes

Ingredientes para las pastas de reciclado de licuado

Directions
  1. Recuperamos del cajón de desechos de la licuadora los restos de hacer un licuado de manzana, apio, zanahoria y remolacha y lo colocamos en un bol. Mi licuadora a veces escupe rodajas finas enteras, así que éstas las he picado a mano con el cuchillo.
  2. Añadimos la almendra, el huevo, la miel, la punta de una cucharadita de bicarbonato y las uvas pasas cortadas en pedacitos más pequeños. Podemos reservar algunas uvas para decorar después.
  3. Mezclamos bien todos los ingredientes con las manos hasta obtener una pasta más o menos homogénea.
  4. Hacemos bolitas y las aplastamos sobre papel de horno. Podemos adornarlas con frutos secos, pasas… He probado en algunas de ellas a echar una pizca de aceite de coco encima. Quizás no hubiera estado de más añadirlo a la masa.
  5. He horneado a 130ºC durante 40 min aproximadamente.

 

Pastas de reciclado de licuado sin hornear

Preparadas para hornear

Aunque me parece que están ricas, después de probarlas estas fueron mis impresiones. Quizás un poquito menos de miel. Para mi gusto, con 1 cucharadita hubiera sido suficiente. O incluso añadiendo más pasas o dátiles y prescindiendo de ella. Supongo que por la manzana, tienen un punto jugoso que me ha gustado mucho. Creo que les vendría muy bien un poco cardamomo molido o de jengibre rallado (ojo con él porque tiene almidón).

Cuando ya tenía la masa lista se me ha ocurrido que en vez de hacer galletas, podría haber evitado el horno y mezclar el “reciclado” con la almendra molida, frutos secos en remojo posteriormente triturados, dátiles picados… en plan crudivegano. Seguro que también hubiera estado riquísimo. Para la próxima…