¿Por qué un blog de recetas sin almidón?

//¿Por qué un blog de recetas sin almidón?

¿Por qué un blog de recetas sin almidón?

Lo primero, presentarme. Y en plan “testimonio con los ojos tapados” que es lo más rápido. Me llamo Luisa, en el 2009 tuve una uveitis y en el 2011 me diagnosticaron una espondiloartropatía. ¡Yujuuu!*

Como tiendo a enrollarme mucho contando mi experiencia, voy a hacerlo poco a poco, en distintos posts. Así que para empezar sólo quiero aclarar algunos puntos que creo que son importantes para quien quiera seguir el blog.

No soy nutricionista, ni médico. Todo lo que escribo en este blog está basado en mi propia experiencia o en lecturas a las que haré referencia.

Si tienes una artropatía, candidiasis, espondilitis… e investigando alternativas en internet has dado con esta página, a lo mejor no somos tan diferentes ; -) Pero recuerda siempre que cada cuerpo es un mundo. Si decides iniciarte en una dieta sin almidón (habría que decir baja en almidón para ser exactos), me permitiría el lujo de aconsejarte perseverancia y mucha paciencia. Date unos meses… puede que un año o más. Trataré con más detalle este tema.

Centrándome en las recetas, tengo que reconocer que rara vez hago dos platos iguales. Improviso con los ingredientes que tengo a mano y últimamente experimento mucho con especias, hierbas aromáticas, semillas, aceites… Así que es posible que en el futuro edite recetas para comentar al final de las mismas, alternativas que puedan resultar interesantes.

No uso reloj y cocino más bien por intuición / observación  / experimentación. Así que los tiempos para las recetas son aproximados. Intentaré ir mejorando este aspecto para ser más precisa. En cuanto a las raciones veréis que suelo dar un intervalo. Para aquellos que el almidón no les haga daño, pueden tomar la cifra más alta y acompañar el plato de cereales (¡sin refinar!), legumbres, patatas…

Pero ¿por qué el blog?
  1. Porque me veo en la obligación de compartir algo que me ha hecho tanto bien y que como parece por lo que se lee en foros, ayuda a muchos otros espondilíticos que se deciden a intentarlo.
  2. Porque me sirve como base de consulta para continuar investigando y aprendiendo sobre nutrición y mi salud (había puesto enfermedad ¡qué lapsus!).
  3. Y por amor al arte, por la diversión y el gran placer que supone meterse en una cocina. No poder utilizar ciertos ingredientes sólo hacen el juego más interesante… ; -)

Para el final, lo más importante de todo. No os creáis nada de lo que leáis en este blog. Estoy aprendiendo, no deis mis conclusiones o afirmaciones como verdades a las que ceñirse. ¡Sed críticos y experimentadlo vosotros mismos! Y sobre todo… correcciones, consejos, ideas, sugerencias… cualquier tipo de comentario, será más que bien recibido.

* El “yujuuu” no es ironía y sonará a locura, pero tener espondilitis es de las mejores cosas que me han pasado. Gracias a la enfermedad me he encontrado con la salud.

2017-12-04T19:00:08+00:00 Mi experiencia|78 Comments

78 Comments

  1. Pitu López 12 Feb 2014 at 9:34 - Reply

    tus fotos estan muy bién :).

    Estaba decidido a empezar a juguetear con la dieta sin almidón pero no encontraba ningún sitio con recetas ya preparadas y tu blog ha sido todo un descubrimiento.

    Muchas gracias por el trabajo que haces aqui!

    Saludos

    • Mari 09 Ene 2016 at 12:51 - Reply

      Lo mismo iba a decir jajaja. Sin duda uno de los mejores blogs sobre este tema. Gracias por el esfuerzo. Saludos

      • comopiensocomo 13 Feb 2016 at 19:06 - Reply

        Muchas gracias a ti Mari por tu comentario. Bueno, a ambos… 🙂
        No lo tengo tan atendido como me gustaría, pero no abandono 😉

        Un abrazo,
        Luisa

  2. comopiensocomo 27 Abr 2014 at 13:28 - Reply

    Muchas gracias a tí Pitu. Últimamente no estoy publicando demasiado, pero continúo leyendo, experimentando ideas, haciendo fotos… que espero compartir poco a poco con vosotros.

    Espero que te vaya muy bien con la dieta y que nos lo cuentes pronto ; -)

    Un abrazo,
    Luisa

  3. Marga 20 May 2014 at 19:28 - Reply

    Aquí otra diagnosticada de EA, y cansada de atiborrarme con antiinflamatorios….

    Finalmente he decidido probar la dieta son almidón, así he llegado a este blog, me parece muy interesante y creo que me va a ser de gran ayuda.

    Gracias por publicar tus recetas, nos leemos por aquí 😉

  4. comopiensocomo 25 May 2014 at 22:09 - Reply

    Gracias Marga. Espero que pueda inspirarte con alguna de las recetas que he publicado y seguiré publicando en el futuro. Los últimos meses no estoy siendo muy activa, aunque sigo experimentando. En breve, volveré a publicar un buen puñado de recetas sin almidón.

    Espero que como a mi, la dieta te permita olvidarte poco a poco de los antiinflamatorios.
    ¡¡Mucho ánimo!! Mantenme informada ; -)

    Un abrazo,
    Luisa

  5. Merche 28 May 2014 at 11:20 - Reply

    Hola Luisa,
    Muchas gracias por tu blog. Con mis 46 año, soy otra diagnosticada de espondiloartropatía indiferenciada y esto sumado a una Tiroiditis de Hasimoto (otra autoinmune) tengo buenas razones para llevar esta dieta baja en almidón desde mayo de 2013. Actualmente he dejado los antiinflamatorios y he bajado peso y hago mas ejercicio, considero que estoy muchísimo mejor que hace un año. Creo que cada persona y su dolencia es un mundo y que hay que probarla para decidir hacerla o no.
    Me encantan tus recetas y como tú, yo voy haciendo mis pinitos en esto de la comida “desalmidonada”.
    Muchas gracias y mucho animo en tu camino.
    Un abrazo
    Merche

  6. comopiensocomo 28 May 2014 at 14:51 - Reply

    Hola Merche,

    Gracias a ti por tu comentario y por compartir tu experiencia.

    Mi tiroides también estuvo un poco disparatada durante un par de años. Terminaron derivándome al endocrino porque algunos valores hormonales superaban los límites en los que se recomienda comenzar a tomar medicación. Como para entonces había comenzado la dieta sin almidón y comprobé que además de venirme muy bien para los dolores y molestias articulares, mi estado energético iba en aumento… pedí unos meses “de prórroga” para ver si podía encauzarlo también con la dieta (era un hipotiroidismo asintomático, me encontraba perfectamente). Me cambié a la sal marina sin refinar e incrementé el consumo de algas. También tomaba de vez en cuando un poco de aceite de coco (bio, primera prensión en frío).
    En un año, la hormona que estaba disparada retornó a valores normales. No llegaron a ponerle nombre. Según la analítica dijeron que era de naturaleza autoinmune…

    Junto con el inicio de la dieta, también comencé a hacer ejercicio con más regularidad (yoga) y me vino de perlas la actividad física.

    Comparto que cada uno y sus dolencias son mundos en sí y por eso, creo que es uno mismo el que tiene que involucrarse en su propia recuperación. No es fácil y lleva su tiempo, pero si se da con ello, te permite comprobar que no basta con no estar enfermo para saber qué es la salud. Tengo la sensación de que nunca había estado tan sana como lo estoy ahora.

    Espero que esa espondiloartropatía y la tiroiditis, vayan remitiendo. A mi me costó unos 9 o 10 meses deshacerme de todos los dolores, pero no he vuelto a tener brotes, ni uveitis o dolores en los ojos… Si has notado la mínima mejoría, te animo a que continúes experimentando por ese camino.

    Me gustaría saber cómo sigues. Por mail, en las redes, por aquí… y por supuesto que nos des ideas con tus experimentos “desalmidonados” ; -)

    Gracias de nuevo Merche.
    Un abrazo,

    Luisa

  7. Maca 26 Jul 2014 at 4:19 - Reply

    Hola luisa!

    Primero que todo feliz y agradecida de haber encontrado tu pagina ! Y espero que sigas subiendo las ricas recetas que compartes, ya que me parecen muy apetitosas.
    Te cuento que tengo 31 y me acaban de diagnosticar espondilitis anquilosante, ademas tengo hipotiroidismo subclinico hace dos años… Al parecer dos enfermedades que van juntas.
    Voy a empezar recien con la dieta y medicamentes y te queria preguntar por sugerencias para el desayuno.. Ya que yo acostumbraba a comer siempre pan y nose como reemplazarlo, porque las frutas no me gustan mucho en la mañana.

    Tambien les agradeceria a las chicas de la pagina y a ti, algunas sugerencias de estilo de vida y otros consejos que me puedan ayudar a llevar mejor esta enfermedad.

    Gracias y abrazos!
    Maca

    • comopiensocomo 30 Jul 2014 at 15:42 - Reply

      ¡Hola Maca!

      He estado en la misma situación. Mis hormonas tiroideas estaban un poco descontroladas. Me llegaron a derivar al endocrino, que me sugirió comenzar a tomar medicación (ya pasaba un poco del límite en que aconsejan medicarse). Pero después de notar en unos meses que iba mejorando con mi espondilitis (suponía y supongo que gracias al cambio de la dieta), le comenté que ya que no tenía síntomas de hipotiroidismo y cada vez me encontraba mejor, trataría de compensarlo con la alimentación también. Así que acordamos esperar unos meses para repetir analíticas y verlo.

      Tomé sal marina sin refinar o yodada, hice mayor hincapié en las algas, pescado y había leído que el aceite de coco, estimulaba la tiroides, así que lo probé también tomando un poco de vez en cuando (ecológico, prensado en frío). Al año siguiente los niveles hormonales ya estaban normalizados.

      En mi caso tenía anticuerpos antitiroideos y parece que el sistema inmune poco a poco ha ido calmándose centrándose solo en los patógenos de verdad, dejando tranquilas a mi tiroides y a mis articulaciones.

      Para el desayuno, suelo comer 3 o 4 rebanaditas del pan de almendras (www.comopiensocomo.com/pan-de-almendras/) y coloco encima cosas de lo más variado:
      – pasta de umeboshi + miel
      – tahini + pepino
      – tahini + concentrado de manzana (+ pepino)
      – aguacate untado + tomate
      – mermeladas o compotas que hago en casa (sin azúcar)

      Además suelo tomar un vaso generoso de “zumos” variados. Antes eran licuados pero he comprado una batidora de vaso y meto prácticamente de todo lo que encuentro en el frigorífico (frutas y verduras). ¡Es un vicio!

      Además de comenzar la dieta y dejar por completo el almidón de lado, comencé a practicar yoga y creo que ambas cosas me han venido muy bien. 3 años y medio después sigo con ambos y con ninguna intención de abandonarlos. Creo que añadir un poco de actividad física a tu rutina si no lo haces ya, no te vendría mal. Pero no me hagas demasiado caso… sólo puedo contarte lo que me ha funcionado a mí.

      Lo mejor es que vayas probando cosas, te des tu tiempo y veas cómo va respondiendo el cuerpo. Puede ser un camino largo. A mi me costó unos 9 o 10 meses deshacerme de todos los dolores articulares, pero desde que la inicié, nunca más volví a tener crisis que me despertaran de noche o uveítis…

      Si te decides a intentarlo, ¡espero que a ti también te funcione!
      Cualquier comentario o pregunta, ya sabes… ; -)
      ¡¡Mucho ánimo!!

      Un abrazo,
      Luisa

      • maca 04 Ago 2014 at 19:23 - Reply

        Gracias Luisa!
        Si ya he comenzado la dieta.. llevo una semana y todo bien!
        Tu receta de pan me encanta! y he probado otras con harina de linaza y coco que van muy bien!
        Un abrazo y seguiré tus consejos de desayuno y los zumos!
        Ya te sigo en pinterest.. guauu tienes de todo 🙂

        • comopiensocomo 10 Ago 2014 at 20:27 - Reply

          Tengo que probar otros tipos de panes… Si tienes un rato dinos cómo haces el de harina de linaza y coco que puede estar bien para variar : -)

          También he comenzado hace poquito una cuenta en instagram con el usuario @comopiensocomo. La idea es poner más fotos de lo que como día a día, pero voy despacito también por allí de momento.

          Muchas gracias Maca y mucho ánimo. Espero que la dieta funcione y notes cuanto antes que vas mejorando poco a poco…

          Un beso!

          • maca 21 Sep 2014 at 23:30

            Luisa,

            Hola tengo una duda sobre las zanahorias, están permitidas en la dieta o no?… porque me encantan y como casi todos los días y hoy vi un programa y decía que no había que comerlas.
            me puedes contar en tu experiencia.

            gracias!

    • emi 30 Jun 2017 at 14:47 - Reply

      Yo he comenzado hace unas semanas a desayudar proteína: huevo frito, tortilla o hervido, alguna loncha de fiambre y algo de fruta. En este momento en casa solo tomamos proteína, verdura y semillas y de momento me va bien para la energía, también añadí magnesio con colágeno para restaurar hueso, tendones, y sobre todo los discos intervertebrales, también complejo todas las vitaminas B

      Todo esto me ha ido muy bien no había eliminado las patatas de la dieta, creí que sólo eran cereales y me falta por desaparecer el dolor en tendón de aquíles. Imagino que si elimino completamente los almidones comenzaré a sentir mejorías mayores

      • comopiensocomo 09 Dic 2017 at 17:27 - Reply

        Bueno Emi, quiero escribir algún artículo al respecto, a ver si no me eternizo. Puede que fueran las patatas o puede que sea alguna deficiencia que tengas y todavía no hayas repuesto. Lo que es cierto es que las dietas que hacemos con estos fines es mejor hacerlas de más restringidas a menos restringidas, porque eso nos permite tener mayor probabilidad de éxito de eliminar sustancias potencialmente “irritantes”, recuperarnos antes y adherirnos así a la dieta sin que nos cueste tanta esfuerzo. Deja de percibirse un poco como ese gran sacrificio que parece a priori, pero que cuando ves que funciona, aceptas de buen grado.

        Existe un protocolo autoinmune (AIP), que es como la dieta paleo, pero un poco más estricta en la que también se eliminan las solanáceas (tomate, patata, berenjena…) ya que contienen sustancias que podrían sentarnos mal. Lo interesante del AIP es que al encontrarnos mejor, hay una etapa de reintroducción en la que vamos incluyendo en la dieta alimentos que quitamos, de uno en uno y progresivamente para ver si los síntomas vuelven. Si se hace bien es muy informativo y nos permite personalizar la dieta.

        La suplementación puede ser buena idea porque las personas con enfermedades autoinmunes, especialmente aquellas con muchos síntomas intestinales, es frecuente que tengamos deficiencias en algunos minerales y vitaminas (supongo que por eso nos beneficia tanto este cambio de dieta en la que sustituimos harinas refinadas y féculas por verduras y fruta mucho más interesantes nutricionalmente). De hecho, a lo mejor es interesante que le pidas a tu médico medir tus niveles de vitamina D, parece que ésta especialmente está baja en pacientes autoinmunes (el valor óptimo está en torno a 50 ng/ml, lo digo porque en algunos laboratorios valores de 20 y 30 ya los dan por normales, y puede que no sean valores patológicos pero no son los óptimos según muchos autores influyentes en el tema autoinmune).

        De todos modos, espero que hayas podido ir mejorando en estos meses estas molestias. El ejercicio puede que te ayude mucho. Aunque sean pequeños paseos al principio, pilates, yoga, nadar… Algo que te resulte agradable y te haga sentir bien, aunque moleste un poquitillo al principio en nuestras articulaciones más sensibles (con cuidado, sin forzar). Me encantaría que nos contases cómo vas…

        Un abrazo fuerte : -)

  8. Andrea Wyckoff 24 Ago 2014 at 6:50 - Reply

    Beautiful photos and recipes! I also do very low starch diet for my AS, been at it 3 years (7+ gluten/dairy free) it is the only treatment that really truly works for me! Look forward to trying your recipes!!

    Thank you!!
    Andrea

    • comopiensocomo 23 Sep 2014 at 18:30 - Reply

      Hi Andrea 🙂

      I do the same diet: very low starch, gluten and dairy free. It is the only treatment for me as well and in 3 years it has kept AS away.

      Thank you so much Andrea!!!
      Luisa

  9. Raquel 23 Nov 2014 at 15:17 - Reply

    Gracias por compartir tu experiencia Luisa!
    Tengo 32 años y hace 7 que tuve una uveitis y fui diagnosticada de espondilitis. Empecé la dieta sin almidón y me fue genial pro cosas de la vida que al encontrarme bien volví a la rutina del almidón y actualmente me han diagnosticado una colitis ulcerosa. He vuelto a la dieta estricta sin almidón ni lácteos y en una semana estoy recuperada ni pastillas ni nada…bueno pastillas de propoleo pero eso no cuenta jeje. Tus recetas van a ser una gran ayuda para no volver a caer en las garras del almidón.Espero que sigas publicando mas cosas.
    Miles de besos y mucha fuerzaaaaaa!!!

    • comopiensocomo 14 Ene 2015 at 19:02 - Reply

      Hola Raquel,

      Cómo me ha gustado leer tu historia : -)

      Me alegro mucho de que la dieta también te permita evitar la medicación, notes tan rápido sus efectos y que mis recetas te inspiren. Como puedes comprobar por lo mucho que he tardado en contestarte, (disculpa), hace tiempo que no publico nada. Pero espero en un par de semanas volver con nuevas recetas…

      Gracias por tu comentario y los ánimos… : -)
      Un abrazo

  10. tamara lizama (chile) 25 Nov 2014 at 14:04 - Reply

    hola recien estoi comenzando la dieta sin almidon, no conozco mucho del tema, tengo varias preguntas me gustaria q me ayudaran….. puedo comer todo tipo de carnes? pollo? cerdo?pavo? carnes rojas? carne molida? leche?, espero puedan responderme y ayudarme con esto!

    • comopiensocomo 14 Ene 2015 at 19:07 - Reply

      Hola Tamara,

      El almidón se encuentra casi exclusivamente en las plantas, así que en cuanto a pescados, carnes (excepto el hígado que contiene un poco) y setas, no tendrás problema al respecto.

      La leche es un alimento “controvertido”. En algunas personas parece estar asociado a procesos inflamatorios y se recomienda no tomarla, pero eso tienes que valorarlo tú misma.

      Cuando he dudado si un alimento me sentaba bien, lo que he hecho ha sido eliminarlo completamente de la dieta durante unas semanas o meses y luego probar a tomarlo y ver si reaparecían síntomas.

      Es un camino largo… Mucho ánimo : -)
      Un abrazo

  11. María 30 Ene 2015 at 12:48 - Reply

    Hola a tod@s,
    Aquí otra que se une al club de la EA . Ahora mismo estoy con un brote que no responde absolutamente a nada desde hace 5 meses lo cual me tiene minada mentalmente y agotada físicamente hasta el punto de casi ceder al tratamiento con biológicos y tener una vida un poco más “normal”. Pero aún teniendo que recurir a la medicación, me he propuesto seguir al dieta baja en almidón para que al menos vea resultados en un futuro que estoy convencida que asi será.
    Asi que te doy las gracias Luisa por tus recetas…yá te iré contando los progresos.
    un abrazo
    María

    • comopiensocomo 30 Ene 2015 at 13:17 - Reply

      Hola María,

      Siento que lo estés pasando mal. Duele mucho y no solo físicamente. Lo recuerdo.

      Los últimos meses antes de mi diagnóstico también fueron duros, con dolores nocturnos fuertes. Estos desaparecieron con el inicio de la dieta. Al resto les costó más… pero notar la más mínima mejora o simplemente que no volvieran los que me impedían descansar, me animaba a continuar. Pero puede llevar su tiempo y es fácil desanimarse. Algunas personas por lo visto lo notan enseguida y otras más de un año.

      Muchísimo ánimo y suerte con la dieta. ¡Me encantará saber cómo vas con ella!

      Un abrazo fuerte,
      Luisa

    • comopiensocomo 30 Ene 2015 at 13:18 - Reply

      Ah… se me olvidaba. El brote no responde a nada… que tu sepas ; -)

      Un beso!

  12. María 30 Ene 2015 at 17:30 - Reply

    Muchísimas gracias por tus ánimos Luisa. Digamos que no responde a los clásicos antinflamatorios que hasta ahora me ayudaron bastante…asi que habrá que tomárselo con calma…o untado en pan de almendras jaja 🙂 (ahora mismo estoy precalentando el horno para hacerlo..)
    Besos

    • comopiensocomo 30 Ene 2015 at 20:22 - Reply

      Jajaja, ¡esa es la actitud! : -)

      He leído que los antiinflamatorios alteran la barrera intestinal haciéndola más permeable, por lo que aunque puedan hacernos sentir mejor al evitar el dolor, puede que a la vez estén favoreciendo la aparición de nuevos brotes. Pero ¡no me hagáis caso! y buscad información vosotros mismos ; -)

      ¡Un abrazo!

  13. María José 18 Mar 2015 at 16:17 - Reply

    Hola a todos. Hace un par de meses me han diagnosticado una espondiloartropatia, la verdad es que el reumatologo no tiene muy claro si es EA o una indiferenciada. Después del diagnóstico me dio un bajón anímico muy fuerte porque llevo desde noviembre con este brote y no parece querer irse. Ahora me siento bastante mejor, pero estoy con AINES, salazopirina y bajando la dosis de corticoides.
    He buscado experiencias de otras personas con la dieta sin almidón, también con la dieta Paleo. Yo no tomó lácteos, ni azúcar refinada, ni ningún alimento refinado. He intentado la dieta sin almidón, pero creo que me llevará tiempo conseguirlo, porque me siento muy cansada. A alguien le ha pasado? No se si es normal. Muchas gracias por tu blog. La receta del pan de almendras seguro que la hago. Saber que estás mejor de la EA me da esperanzas :).
    Un abrazo.

    • comopiensocomo 18 Mar 2015 at 20:38 - Reply

      Hola María José,

      Se pasa mal con dolor, cuando no puedes descansar y no sabes por qué te pasa todo eso. Es duro física y psicológicamente. Es como una pescadilla que se muerde la cola que hace que cada vez te sientas peor. Pero si te han diagnosticado, ya es el comienzo… ; -) Hay personas que pasan años de médicos en médicos hasta que dan con ello. Lo mismo es tu caso.

      Yo tampoco tomaba lácteos ni azúcar refinada antes de comenzar la dieta sin almidón. Creo que la clave en mi caso (a parte de dejar el almidón) estuvo en aumentar la ingesta de fruta y quizás el modo de cocinar los alimentos. La mayoría de las verduras las cocino mucho menos y algunas que antes no, ahora las como incluso crudas. Aún así, me costó muchos meses deshacerme de todos los dolores. Lo cuento en el artículo “mi experiencia con la espondilitis”.

      El tema del cansancio, es algo que quiero abordar en el tercer artículo. Durante el primer mes de dieta, me sentí “floja” también. Además perdí en pocos meses bastante volumen y peso. Me cansaba fácilmente haciendo esfuerzos físicos y llegué a “asustarme” pensando que la dieta aunque me permitía manejarme con el dolor, no me permitiría mantenerla en el tiempo. Sin embargo, a pesar de esto, tampoco tenía más apetito… En el libro de Seignalet, se explica este proceso como una desintoxicación del cuerpo que puede hacer empeorar ciertos síntomas o experimentar fatiga. Motivo (lógico) por el que las personas suelen abandonarla, pensando que les hace más mal que bien. Es delicado… No sé si es lo cierto, pero el caso es que encaja con lo que me sucedió a mi. Logré superar esta etapa de debilidad y llegó una en la que sucedió precisamente lo contrario. De pronto me encontré con una energía que no había tenido nunca.

      ¡Ojo! Con esto no quiero decir que sea lo normal ni lo que tenga que pasar. Es lo que me ha pasado a mi. Puede que también sea tu caso y es lo que te está sucediendo, o puede que no estés comiendo lo suficiente, o cosas de la medicación, o el dolor… Tendrás que averiguarlo por ti misma. A lo mejor te resulta un poco frustrante, pero sólo tú puedes valorar si te compensa el esfuerzo (si lo es).

      Me encantaría poder decirte que te va a funcionar, pero sólo te puedo animar a que lo intentes y perseveres si notas la más mínima mejoría. Observa si tu cansancio puede deberse a que comas poco o “mal”.

      Para cualquier duda o cosa que quieras comentarme, no dudes en escribirme. Comentando alguna entrada o en la página de contacto, por mail por ejemplo…

      ¡Mucho ánimo!
      Un abrazo,
      Luisa

      • María José 19 Mar 2015 at 12:24 - Reply

        Gracias Luisa. La verdad que el diagnóstico ha sido por fin saber lo que tengo, en 2011 tuve mi primer brote y en ese momento nadie supo diagnosticarme. Ahora que sé más de la enfermedad, puedo decir que tengo síntomas desde 2004. Más leves y difíciles de diagnosticar.
        Hoy he hecho la tarta de fresas que tienes en el blog.
        Qué ganitas de probarla. 😀
        Un abrazo.

        • comopiensocomo 20 Mar 2015 at 16:40 - Reply

          A mi me pasó algo parecido María José, pero cuando me dió el “subidón” de energía del que te hablaba en mi anterior mensaje. Entonces fui consciente de que llevaba bastante más que un par de años sintiendo que algo no iba bien. Bastante más… Es complicado, porque es progresivo y te vas adaptando y aguantando, y sigues tirando hasta que se hace más o menos insoportable. De ahí, de una forma u otra, para arriba… ; -)

          ¡Un abrazo!

  14. dana 17 May 2015 at 20:26 - Reply

    Luisa,
    Desde Argentina, Gratitud!
    Descubrimos hace unos dias la dieta sin almidon
    la posible espondolitis mas que un motivo para investigar
    Recapitulando
    Estamos en los inicios, leyendo a mil ojos
    Despertando a nuevas posilidades
    no soy yo quien esta a la espera de analisis clinicos , tomando corticoides y momentaneamente en silla de ruedas
    Soy quien acompaña , ve, siente, y a veces no sabe como actuar ante un brote
    Entonces meto la nariz y descubro que he pasado varias de mis 65 años ignorandome en mis propios dolores
    Ahora me declaro conciente y presente y hare mi primer receta guiada por tus experiencias
    Abrazo a todos
    Viva el cuerpo sin dolores!
    Dana

    • comopiensocomo 22 May 2015 at 19:28 - Reply

      Hola Dana,

      Gracias a ti por tu comentario.
      La enfermedad puede ser muy dura para el que la sufre, y supongo que para los que nos rodean. Si estáis investigando en la línea de la alimentación os animo a que os carguéis de paciencia especialmente si veis que poco a poco, algunos de los síntomas van mejorando. En lo que os pueda ayudar con mi experiencia, ya sabes dónde estoy. Mucho ánimo a ambos… nunca es tarde para cambiar hábitos que nos pueden estar haciendo daño ; -)

      Un abrazo : -)

  15. Bea 13 Ago 2015 at 21:10 - Reply

    Hola Luisa, me ha encantado leer tu blog y tus recomendaciones. Sobre todo el tono positivo en el que hablas y que con la dieta que describes me has abierto un mundo de esperanza!
    Hace 4 meses empezó mi calvario de pruebas y médicos por un segundo brote de uveitis ( el primero lo tuve en 2009). Me gusta mucho yoga y pilates y los practico habitualmente (4xpor semana) así que el reumatólogo después de ver que soy muy flexible y no tengo dolores (de vez en cuando alguna molestia, pero la achacaba a los ejercicios excesivos de estiramiento ) no vio necesario mandarme reson. Se lo pedí porque me alarmo b27 positivo y uveitis. La resonancia decía que estoy teniendo un brote: inflamación de sacro aguda, lo que le sorprendió al medico ( a mi me hizo sentido) el me mando 1 mes de antiinflamatorios. Acabe hace dos semanas el tratamiento y empezaron los dolores desde entonces de la parte baja de la espalda y de las caderas. Estoy sola de vacaciones con mis dos niños (pequeños los dos) y en vez de disfrutar de ellos deseo volver a casa…
    Me queda una semana de vacaciones (fuera de España) pero quiero empezar la dieta ya. Me recomiendas empezar por algo en concreto? Pensaba en la dieta de la manzana, la de 3 días. ?Que opinas?
    Yo si tomó leche pero no uso azúcar ( la he sustituido por miel). Me recomiendas cambiarlo? Tengo muchas aftas (desde que empezó mi calvario) y el medico me ha dicho de tomar un yogur con bifidus al día para la ayuda en combatirlas…no he visto bifidus de soja….
    Muchas gracias y un abrazo
    Bea

    • comopiensocomo 13 Nov 2015 at 18:37 - Reply

      ¡Bea!, cómo me alegra haberte animado un poco. Aunque han pasado ya unos años, no me cuesta recordar lo mal que se pasa cuando estás muy mal y sobre todo, cuando te encuentras muy mal y no sabes por qué es.

      Tengo que disculparme por haber tardado tanto en contestarte, pero no puedo atender el blog con la frecuencia que me gustaría en estos momentos. Así que cualquier cosa que te comente sobre el plan de choque de las manzanas, como lo llamaba Peyo, creo que a estas alturas está de más. ¿Lo hiciste? Si es así, espero que te aliviara un poco y te animara con la dieta, como hizo conmigo.

      Durante el primer año de dieta, tuve días mejores y peores y mi osteópata insistió varias veces en que tomara probióticos (me parece buena idea centrarse en el intestino). Después comencé a elaborar chucrut y actualmente estoy experimentando un poco con kéfir que cultivo yo misma en casa. Nunca he tomado lácteos, pero creo que no me está haciendo daño incluir el kéfir en mi dieta. Más bien todo lo contrario. Si toleras bien los lácteos, quizás sea una opción a tener en cuenta en lugar de comprar yogures (a los que a veces añaden azúcares y seguramente, resulten más caros que elaborarlo tú mismo en casa a partir de leche). Sin embargo, por lo que he leído, los lácteos a menudo colaboran en procesos inflamatorios en algunas personas y si ves que no acabas de mejorar eliminando el almidón, ponerse un poquito en “plan radical” y suprimir lácteos durante unos meses a ver si ayuda, igual tampoco era mala idea. Pero ten en cuenta que no tengo formación especializada y tan sólo hablo desde mi experiencia (el primer año, hice una dieta muy estricta y una vez estuve mejor, poco a poco fui curioseando e incorporando alimentos que veía que no me hacían daño, como las controvertidas zanahorias).

      Supongo que la miel es mejor que el azúcar (sobre todo si usas blanco o moreno), pero no tengas demasiado en cuenta esto porque no soy nutricionista. Mi consumo de “azúcar” añadido es prácticamente cero. Se reduce a las contadas ocasiones que hago algún postre (suelo usar panela, azúcar de coco o miel) o como “tostadas” en el desayuno (umeboshi con miel, tahini con concentrado de manzana…).

      Creo que dejar de lado los procesados y pasarme a comprar directa y casi exclusivamente fruta, verdura, carne (yo la compro directamente a una ganadera) y pescado en la pescadería, es lo que marcó la diferencia en mi estado de salud. Mimar especialmente la salud del intestino que es sobre lo que sigo trabajando, está siendo el remate para intentar evitar algunos pequeños achaques que tengo de vez en cuando.

      Espero que en estos meses hayas mejorado un poquito y continúes indagando con la dieta. La verdad es que me gustaría saber si sigues con ello o no y cómo te va… Escríbeme al mail si quieres y hablamos.

      ¡Un abrazo fuerte! : -)

  16. Bea 07 Sep 2015 at 22:26 - Reply

    Hola a todas la compañeras de este calvario llamado EA. Muy reciente en mi caso y diagnosticada al raiz de una segunda uveitis. Hdl B27 positivo. Dolores lumbares. Reson mostró inflamación aguda del sacro. En julio un mes con antiinflamatorio y vuelta a los dolores de sacro (bastante mas potentes que antes de tomar la medicación).
    llevo 3 semans con la dieta sin almidon, tambien he suprimido los lácteos. La verdad no me está costando mucho (el pan de almendra es una delicia) y los yogures de soja pasan:-) la semana pasada celebre 3 dias seguidos sin dolor ni molestias. Desde hace 2 dias vuelta la rutina de los dolores del sacro. Se me pasan dedpues del yoga o pilstes pero solo por una hora…Procuro no desanimarme pero no es fácil…gracias por tus recetas. He probado unas cuantas ya!
    Un abrazo,
    Bea

    • comopiensocomo 09 Dic 2017 at 17:43 - Reply

      Gracias a ti por tu comentario Bea. Me alegra mucho leer que te has remangado y te has puesto a trabajar sobre ello. Disculpa que no te respondiera antes a éste y otro comentario antiguo que tenía por ahí y creo que es bueno compartir por si alguien baja por aquí a leerlos.

      Un abrazo fuerte 🙂

  17. Pilar Gav (España) 23 Sep 2015 at 23:01 - Reply

    Hola a todas; y gracias, Luisa, por compartir tu experiencia y tus recetas. Me gusta especialmente que animas a la gente a investigar sobre su salud, pues el cuerpo nos va dando pistas. Y, en mi opinión, la dieta nos puede ayudar más que los medicamentos, que sólo tapan el problema, pero no van a la raíz (cuando no hay más remedio, hay que tomarlos, pero muchas veces son como matar moscas a cañonazos).
    Por si a alguien le interesa, os adjunto el enlace a un artículo que habla de la dieta cetogénica, que parece que es similar a la dieta sin almidones (igual me equivoco, pero es recién estoy conociendo ambas) y me parece sobre todo interesante las reflexiones que hace acerca de que un mismo tipo de dieta da resultados en diferentes enfermedades (habla de esclerosis múltiple y de cáncer, pero no de espondilitis).
    http://cancerintegral.com/los-9-habitos-de-los-enfermos-de-cancer-considerados-incurables-que-terminaron-por-curarse/#sthash.lmjCOYMI.dpbs
    Un saludo,
    Pilar

    • comopiensocomo 23 Dic 2015 at 18:42 - Reply

      Hola Pilar,

      Soy de la misma opinión. Antes de lanzarnos a esconder los síntomas, siempre que sea posible (y esto lo subrayaría si pudiera) quizás sea un poco más sensato tratar de hacer algo en la causa que los produce. Pero en la actualidad me da la impresión de que buscamos “soluciones” más rápidas y cómodas (tanto pacientes como médicos). Aunque yo pensaba que comía bien, que mi alimentación era sana, para mi cuerpo no era así y simplemente con ese cambio e introducir de un modo rutinario el ejercicio físico, fue suficiente no sólo para evitar los síntomas de la espondilitis, sino también para encontrar la salud que creo que no había tenido nunca.

      Gracias por tu comentario y por compartir ese enlace.
      Un abrazo : -)

  18. Pilar Gav (España) 23 Sep 2015 at 23:14 - Reply

    Perdón, otra cosa, Luisa.
    He leído en la web que tu recomiendas, http://www.izorrategi.org, que la espondilitis es causada por la bacteria Klebsiella Pneumoniae y que la dieta sin almidón la debilita. Pero, si no he entendido mal, no la mata.
    Se me ocurre ¿no sería la estocada final para la Klebsiella, después de tenerla debilitada, tomar MMS?
    ¿conoces a alguien que lo haya probado?
    Para quien no haya oído hablar del MMS, es Dióxido de Cloro y está siendo muy eficaz para malaria (al 100%) y otras enfermedades como ELA, y también para el autismo (no el de nacimiento, sino el que aparece después; que, en realidad, no sería el verdadero autismo que conocíamos, sino unos síntomas similares provocados por la conjunción de parásitos y metales pesados en el cuerpo).
    Os envío otro enlace interesante por si conocéis a alguien que le pueda ayudar (también podéis buscar vídeos de Andreas Kalcker): http://fundacionvenciendoelautismo.blogspot.com.es/
    Un saludo,
    Pilar

    • comopiensocomo 23 Dic 2015 at 19:02 - Reply

      Cuando comencé la dieta y estaba peor, leí muchos estudios y recuerdo ligeramente alguno en que habían probado a tratar alguna artropatía con antibióticos específicos para determinadas bacterias. Por lo visto funcionaba a corto plazo, pero no era viable a medio y largo plazo (no recuerdo si por efectos secundarios, si porque ni aún así se podían erradicar del todo y acababan volviendo a colonizar el intestino…). En otro momento intento localizarlo y te lo paso por email. Posiblemente esté en la web de Pello o en la documentación en http://www.kickas.org. No recuerdo bien…

      La verdad es que no tengo ni idea de si se ha estudiado ese tratamiento que mencionas. Por suerte, cuidar la alimentación evita tener que tratarme con nada, así que me aferro a eso. Prefiero prevenir, que tener que tratar.

      En mi experiencia, creo que eliminar el almidón me ayudó inicialmente para que los dolores desaparecieran y que la guinda fue el hecho de comenzar a consumir solamente alimentos sin procesar: verdura, fruta, carne de carnicería (suelo comprar directamente al ganadero) y pescado. Cada vez estoy más convencida de que los síntomas parten de una mala salud intestinal (en la pared y/o composición de la flora) y que una vez restablecida, los síntomas de la espondilitis van desapareciendo poco a poco.

      Echaré un vistazo a esos enlaces. Gracias de nuevo por compartirlos…

      Aprovecho para disculparme por haber tardado en contestarte y desearte que pases unas fiestas fantásticas.
      Un abrazo muy fuerte Pilar : -)

      En Madrid hay un reumatólogo que trabaja investigando en esta linea de la alimentación para tratar espondiloartropatías, fibromialgia… Se llama Carlos Isasi y en su facebook tiene compartido algún estudio sobre la relación de este tipo de enfermedades con la sensibilidad al gluten, en personas que dan negativo en el test de celiaquía.

    • Strang 15 Dic 2016 at 9:21 - Reply

      As I understand it, according to Dr. Alan Ebringer (who discovered the klebsiella-connection) it IS possible to kill the bacteria entirely using antibiotics. However, this bacteria is so common (most people have it) that it would be practically impossible to not be re-exposed to it. In this way the no-starch diet is not a cure, but a treatment – with the only side-effects being health, happiness (and looking good in a swim suit).

  19. Bea 15 Nov 2015 at 7:30 - Reply

    Hola Luisa, no te preocupes por nada – me alegra que has encontrado tiempo para leer mi comentario y contestarme de manera tan completa! Ya llevo 3 meses con la dieta. Estoy como describes, tengo días mejores y días peores, pero no he llegado a sentir un dolor tan fuerte como en verano, antes de comenzar la dieta. También me he pasado a la comida ecológica, encargo la fruta y verdura de una huerta cercana a Madrid y compro la carne y el pescado en una tienda cerca de mi casa, que la tienen muy fresca (aunque no siempre ecológica).
    Y estoy con el deporte a tope! 5xpor semana – yoga y pilates + 1xsemana 1,5 de marcha. Me siento genial con mi cuerpo (-7kg) y me siento “sana”! De momento estoy sin la ayuda de antiinflamatorios, aunque tengo la caja comprada y mi reumatólogo en la ultima consulta insistió que si me duele más de 1 semana y el dolor va en aumento, no debo esperar sino comenzar con el tratamiento. Pero entiendo que quiero probar primero con la dieta, antes de acudir a los medicamentos. La verdad es que estoy encantada con el, es muy comprensivo.
    un abrazo muy fuerte!
    Bea

    • comopiensocomo 23 Dic 2015 at 18:12 - Reply

      ¡Me alegro muchísimo de leer eso Bea! : -)

      Tu historia suena clavada a lo que me pasó a mi. Sólo espero que termine tan bien como en mi caso y la caja de antiinflamatorios se te caduque por ahí guardada, esperando a ser usada ; -) Y si hay que echar mano de ella alguna vez tampoco es el fin del mundo. Yo tomé durante un par de días, de forma muy puntual por miedo a una uveítis (después de sentir durante un par de días dolores muy característicos en el ojo que sufrió una). Siempre sin abandonar la dieta. Al final conseguí que esos días “articularmente” peores fueran los menos, hasta que por fortuna en mi caso, desaparecieron. Espero que tu historia acabe de la misma forma y que me lo cuentes algún día ; -)

      Acabo de responder en otro comentario, que la clave además de dejar el almidón, creo que fue dejarme de procesados (a pesar de que tampoco comía tantos) y comprar alimentos básicos, sin etiquetas: verdura, fruta, carne y pescado.

      Para cualquier cosa ya sabes dónde estoy.
      Aprovecho para desearte felices fiestas.
      ¡Un abrazo fuerte Bea! : -)

  20. Edward Salvatore 15 Dic 2015 at 4:26 - Reply

    Hola, que interesante esta el blog, aun no he visitado las recetas y estoy entusiasmado tengo quince años con mi espondilitis aquilosante y tengo 37 años de edad aunque recién hace un año se dieron cuenta mis médicos pues no encontraban o no sabían como llegar a AE, he pasado desde Reumatologos, fisiatras, traumatologos, Naturopatas, Biomagnestismo, Reik, Bio energética vibracional, estuve como me decían como u robot, Biovid me pato, pero mis dolores en el cuello y la espalda, y cadera son insoportables con mucha rigidez, gracias por este blog, voy a intentar la dieta sin almidón pues he pasado revisando mi caso por Internet y hay una teoría de hace varios años que puede ayudar mucho esta dieta.
    bye
    Edward.

    • comopiensocomo 23 Dic 2015 at 17:44 - Reply

      Hola Edward,

      Gracias por tu mensaje. Me alegro de que por fin hayáis puesto nombre a lo que te pasa. Eso tranquiliza un poco ¿verdad? Te animo a que indagues en tu alimentación y te lo cuestiones absolutamente todo, sin dar nada por hecho. A veces nos empeñamos en comer algo porque se supone que es muy sano, pero puede que a ti en concreto ese alimento te haga daño.

      En mi página de Facebook he citado a un reumatólogo de España, que está en Madrid que trabaja con sus pacientes y con la dieta (a veces simplemente eliminando gluten, otras gluten y lácteos, otras almidón… dependiendo del caso). Se llama Carlos Isasi y tiene estudios de cómo el gluten puede afectar a personas que no dan positivo en el test de intolerancia al gluten, y sin embargo son sensibles a él. También puede interesarte el trabajo de Jean Seignalet…

      Espero que encuentres en tu dieta los cambios que necesita tu cuerpo para volver a estar bien o al menos, no esté tan anquilosado. Me encantaría que me contases cómo vas con ella (puedes escribirme un mail en la sección de contacto si lo prefieres).

      Aprovecho las fechas para desearte felices fiestas y ¡mucho ánimo!
      Un abrazo Edward : -)

  21. Ricki 16 Dic 2015 at 16:56 - Reply

    Gracias,gracias, por compartir tu experiencia y regalar el tiempo que tan escaso es.Yo tambien llegue a la pagina de Pello(GRACIAS)por casualidad.En otra entrada haces alusion a los efectos de la dieta sin almidon,me pasas el enlace no la encuentro.No te cuento mi historia estaras harta de escuchar muchas y la mia es una con muchas cosas en comun con todas las demas.TE PONGO EN FAVORITOS junto a la de Pello que llevo siempre en segunda plano en el movil.MUCHAS gracias otra vez ,necesitamos gente que nos de esperanza contra estos pu…os dolores.

    • comopiensocomo 23 Dic 2015 at 18:00 - Reply

      Hola Ricki,

      ¡Gracias a ti por dejar un comentario!
      El gran Pello. A pesar de que le escribí para agradecerle toda aquella información, creo que no fui capaz de hacerle ver todo lo que me ayudó.

      La verdad es que no le estoy dedicando en este momento al blog la atención que me gustaría y por eso estoy siendo más activa sobre todo en instagram y de vez en cuando, en facebook, compartiendo enlaces que me parecen interesantes.

      Los efectos de la dieta sin almidón es un artículo que tengo pendiente desde hace tiempo, pero puede resumirse en que durante las primeras semanas me encontré mal sobre todo a nivel energético: como sin fuerza, me cansaba rápido, me salieron algunos granos en la cara (cosa muy rara en mi) y veía que perdía mucho volumen rápidamente. Pero como a nivel de dolores veía que me ayudaba, insistí. Hacia la tercera o cuarta semana, ocurrió todo lo contrario. Seguía adelgazando, pero de pronto tenía mucha energía, más que en mucho tiempo. Llegaba a las noches sin arrastrarme al sofá… Alejar los dolores por completo fue un proceso largo, pero mereció la pena insistir. Durante 10 meses tuve dolores errantes aquí y allá, pero aunque en el día a día no era consciente, cada vez eran menos intensos y menos frecuentes. Un día me encontré pensando… “hace varios días que no me duele nada”. Estoy segura de que el yoga que comencé a practicar a la vez que comenzaba la dieta, tiene mucho que ver también.

      Y ahora después de 4 años y de cómo ha ido evolucionando mi alimentación en ese tiempo, creo que dejar de comer almidón me permitió aliviar rápidamente el dolor, pero creo que dejar de comer alimentos procesados fue la guinda que coronó el pastel. Verdura, fruta, carne de la carnicería (intento comprarla directamente al ganadero) y pescado en la pescadería. Cuanto menos envases y etiquetas mejor. Es mi experiencia…

      Cada historia es única y a lo mejor te ayuda compartirla. Yo no me canso de leerlas, porque también aprendo yo intercambiando impresiones. Así que estaré encantada de leerla o de ver cómo vas con la dieta si te decides a hacerla. Puedes escribirme un email si lo prefieres (sección de contacto).

      Espero el año que viene estar más activa. La verdad es que tengo muchas recetas en cola e ideas para completar la página, pero no acabo de encontrar un hueco para sentarme a publicarlas.
      Gracias de nuevo Ricki (échale un vistazo a la respuesta del comentario anterior, que hablo de un par de referencias que igual te interesan).

      Pásalo muy bien estos días ; -)
      ¡Un abrazo fuerte!

  22. Bea 23 Dic 2015 at 22:16 - Reply

    Hola Luisa, mil gracias por tu mensaje. Justo estoy en la casa de mi madre pasando las vacaciones d Navidad y estoy reflexionando que fue aquí donde durante el verano, dolorida y cansada,
    la suerte me sonrió y conseguí dar con tu blog…. en septiembre te decía que la dieta me cambio mi manera de comer pero también mi manera de vivir… aunque los dolores van y vienen (hoy de las costillas flotantes y rodillas)y se que la enfermedad ya me ha dejado secuelas importantes en el cuello en forma de un hernia y osteofitos que me ambos dos me dan mareos y vertigos espantosos…me motiva todavía más seguir con el plan. Hasta me voy a animar para hacer Reiki. Siempre ha parecido una perdida de tiempo y una timo pero ahora estoy viendo la vida con otro lente y me llama mucho. La ha probado?
    Visité al doctor Isasi. Me recordó lo antisocial que es la dieta ( ahora con las comidas de Navidad lo sufrí mucho) y me recomendó comenzar sólo con quitar el gluten y los lácteos. Mientas tanto me hicieron la prueba de celiaquia y me dio negativo. Confieso que no estoy siguiendo su consejo. Sigo con la dieta estricta y mi objetivo se seguir así 1 año para luego ir probando con diferentes alimentos para la alergia al gluten no celíaca. Lo que quizás peor llevo estos meses desde abril son las aftas. No consigo quitarmelas. Mi traumatólogo me receto colchicina (que usan en el síndrome e behcet) pero no me hizo efecto. Si tu o alguien quien lee tu blog conoce algún remedio natural y eficaz para las aftas se lo agradeceré eternamente.
    Y otra pregunta cómo afrontas los momentos cena/comida fuera de casa?
    Abrazos y muy muy Felices fiestas
    Bea

    • comopiensocomo 09 Dic 2017 at 17:59 - Reply

      Bea, disculpa otra vez que haya tardado tanto en contestar. He tenido prácticamente congelado el blog durante dos años.

      En estos últimos meses estoy aprendiendo mucho por otros achaques de los que ya me estoy recuperando, y estoy viendo que las personas con autoinmunes tenemos con frecuencia ciertas deficiencias en algunas vitaminas y minerales. A lo mejor no era mal idea pedir a tu médico una analítica de vitamina D y B12. O si ya te las han hecho, comprueba que la vitamina D esté en torno a 50 ng/ml y la B12 en torno a 500 (suelen dar límites bajos mucho menores, pero hay diferencia entre el óptimo y los valores patológicos). Me suena que la vit B12 podía estar entre las causas de tener aftas, pero hablo de memoria y recuerda que ni soy médico ni nutricionista.

      En cuanto a esos dolores erráticos que comentas, son los que me acompañaron durante meses. Lo peor se fue solucionando pronto, en semanas, pero el levantarte un día con el cuello, otro con el hombro, otro con el esternón y la rodilla… a veces desmoraliza un poco. Más y menos fuertes, incluso parece que se agudizan al final del ciclo menstrual… Yo creo que era tan exigente y estaba tan ansiosa con querer estar sin dolor (¡normal!) que no era capaz de darme cuenta de que cada vez eran sutilmente menos intensos y se distanciaban más en el tiempo hasta que un día simplemente (unos 10 meses después de haber iniciado la dieta), me di cuenta que hacía mucho que no era consciente de una parte de mi cuerpo en ese sentido. Espero que a ti también te pase y pronto.

      Respecto al aspecto social, totalmente de acuerdo con Isasi. Es un engorro llevar una dieta que restrinja alimentos o productos que por otro lado son de consumo masivo, especialmente cuando nos reunimos. Según las circunstancias, puedes llevar algo de comida que tú puedas comer, pedir que te preparen algo con los “sin” correspondientes, comer tú antes para no tener hambre y evitar tentaciones… Hace poco, he estado comiendo con unos amigos que habían quedado en un mejicano. Me llevé mi propia comida en un par de tapers y tan contentos. Lo importante no es la comida, sino compartir ese momento con los demás. Entiendo que es difícil.

      En Navidad que estamos rodeados de dulces, si tienes capricho o te cuesta resistir la tentación, se pueden preparar alternativas también.

      Espero que en todo este tiempo, hayas dejado atrás esos dolores y los cambios en tu estilo de vida te hayan permitido como a mi esquivar la espondilitis.

      ¡Un fuerte abrazo Bea y gracias de nuevo por escribir tus comentarios! : -)

  23. Patricia 03 Feb 2016 at 15:22 - Reply

    Gracias a Dios te encontrè!! estoy llena de moco, en los pulmones la garganta el estomago, en fi y decidi investigar y me encontré con la dieta amucosa, todos cobran un dinerillo por enseñarte recetas y menues y tu lo haces en forma gratuita y muy clara. Gracias por existir y gracias a la espondiolitis 🙂 un abrazo cordial desde Argentina

    • comopiensocomo 13 Feb 2016 at 19:05 - Reply

      Hola Patricia,

      Muchas gracias por tu email, eres muy amable. Pero me gustaría recordar que no soy nutricionista, ni médico… Sólo comparto recetas que me gustan y que colaboran en mantenerme alejada de los síntomas de la espondilitis. Parece que la dieta sin almidón ha ayudado también a otras personas con la misma enfermedad, pero cada uno somos un mundo y no todos la interpretamos igual… En cualquier caso, cuestionarse los propios hábitos alimenticios e indagar en esta línea, supongo que es un buen principio para luchar o moderar los síntomas que tengamos. Espero que pronto consigas encontrarte mejor 🙂

      ¡Un abrazo!
      Luisa

  24. Marcel 05 Mar 2016 at 19:03 - Reply

    Hola que tal, me podrías decir si en una dieta sin o bajo almidón están permitidos el arroz integral, trigo sarraceno, quinoa o amaranto? Enhorabuena por el blog, es de mucha ayuda! Saludos

    • comopiensocomo 06 Mar 2016 at 19:58 - Reply

      Hola Marcel,

      Todos los cereales contienen almidón. Existen libros de composición nutricional de alimentos que pueden serte útiles y páginas donde especifican la cantidad de almidón (buscando en google se encuentran con facilidad). En función de donde pongas tu nivel verás si los puedes comer o no. De inicio yo opté por eliminar todos los cereales, legumbres, tubérculos y algunos frutos secos. A medida que me fui encontrando mejor, fui experimentando con alimentos dudosos y viendo si me hacían daño o no.

      Muchas gracias por dejarme un comentario y espero que cuidar la alimentación te haga encontrarte mejor.
      Un abrazo : -)

      • Marcel 08 Mar 2016 at 10:50 - Reply

        Hola Luisa, gracias por tu pronta respuesta. Estoy empezando a eliminar buena parte del almidón en mi dieta si bien uno siempre tiene alguna que otra duda. Quisiera saber según tu conocimiento, si es posible, aparte de uno mismo ir probando y testando el ir eliminando uno u otro alimento con almidón de la dieta y ver cómo reacciona… si tú sabes de algún tipo de test/prueba o analítica de sangre (algun indicador) que pueda ser fiable para así saber con más precisión si uno es intolerante o sensible al almidón. No sé si tú te habrás sometido a algun tipo de prueba en el pasado que reflejara ésto y quieras compartir cuál fue. Sería de gran ayuda! Gracias por tu paciencia.

        Marcel

        • comopiensocomo 20 Mar 2016 at 12:12 - Reply

          Marcel, desde mi experiencia te puedo decir que saber a ciencia cierta si un alimento te sienta mal es muy complicado a no ser que te produzca una reacción muy fuerte y más o menos inmediata, pero por lo visto, a veces pueden pasar días, tener efecto “acumulativo” y de carácter más sútil (menos agudo)… Por eso decidí hacerlo a la inversa (aunque también es complicado). Eliminar todo el almidón, esperar a encontrarme mejor (casi 1 año me costó a mi) y luego, he ido jugando con alimentos que durante mucho tiempo no tomé creyendo que me perjudicaban y luego he comprobado, que realmente no lo hacen: las zanahorias por ejemplo. Pero siempre que he dudado de algo, lo pongo en cuarentena y prefiero no comerlo. No hay que dar nada por hecho, por muy sano que nos digan que es un alimento. Puede que a ti en particular no te siente bien…

          Nunca me he hecho ningún test de intolerancia alimentaria, aunque he estado tentada por curiosidad. En las analíticas “normales” suelen medir la proteína C reactiva, que es indicadora de procesos de inflamación. Pello en su web de Izorrategi habla por encima de sus niveles y como consiguió ir disminuyéndolos gracias a la dieta y suplementos. http://www.izorrategi.org/znirea.htm.

          Desde hace 1 año y por experiencias personales, creo que todo esto está más relacionado con el estado de la pared intestinal y la flora que habita en nuestro intestino (no parece ser por una especie de intolerancia al almidón en sí). Parece que prescindir del almidón, puede que por dejar fuera alimentos “demasiado agresivos” para intestinos “desmejorados” o no permitir el crecimiento de microorganismos inconvenientes, puede ayudarnos bastante o incluso mucho. Están apareciendo en los últimos años muchos libros relacionados con el sistema inmune y el aparato digestivo. Puede ser interesante leer sobre el tema…

          Siento no ser de mucha ayuda con esas dudastan concretas.
          Espero que en este tiempo que he tardado en contestar, hayas ido mejorando un poco más con ese cambio de dieta.
          Un abrazo fuerte : -)

          • Juan 25 Ago 2016 at 12:37

            Luisa: Es normal sentir dolores intensos en el área de las costillas/tórax, sobre todo al despertar en las mañanas?.
            Saludos,
            Juan

            Contesto en tu mismo comentario porque me imagino que por anidamiento, no me deja hacer nuevas respuestas.

            Espero que a estas alturas ya no tenga sentido contestarte porque aquellos dolores en el tórax al levantarte hayan desaparecido. Pero por si no es el caso, te comentaré algunas cosas…

            Entiende que no soy médico y que para diagnosticar exáctamente qué te pasa, tendrás que ir a uno, un fisio o similar para que te valore (ése y muchos otros síntomas que probablemente tengas y no asocies a una posible enfermedad sino al ritmo del día al día). Desde mi experiencia te puedo decir, que aunque los reumatólogos que me han tratado siempre se centraban en las sacroilíacas, ese nunca ha sido el foco de mi enfermedad. Eran muchas las articulaciones que me dolían, pero cuando peor estuve, la zona torácica era la peor con diferencia. Tanto a nivel vertebral en la espalda, como por delante en las costillas y cerca del esternón, hasta el punto de que si la respiración era un poco profunda veía las estrellas (imagínate un estornudo).

            No es normal tener dolor. El dolor es un aviso de que algo no va bien. Que aparezca por la mañana y mejore con el movimiento es característico de la espondilitis, pero no tiene por qué serlo. Espero que ya te hayan dicho qué es, pero si sigues mal coméntame por favor, porque a lo mejor podría darte alguna idea por dónde buscar.

            Un abrazo : -)
            Luisa

  25. Marcel 22 Mar 2016 at 16:08 - Reply

    Hola Luisa, muchas gracias por tu extensa respuesta y la paciencia que tienes. Puedes estar segura que me has sido de gran ayuda y espero a otras personas que tengan este tipo de dudas tb puedan beneficiarse de tu respuesta. Personalmente no me he hecho nunca un test de intolerancia y por lo que he leído en diferentes webs parece que no hay ninguno que realmente sea fiable de verdad ( ya sea para gluten, lactosa, fructosa, histamina, sorbitol,…), por eso y debido a que he padecido algun que otro trastorno del sistema inmunológico estos últimos años y otros síntomas como rojeces, picores en cuerpo,… he decidido, habíendome primero informado bien obviamente, dejar el gluten, lactosa y tomar los alimentos con la histamina más baja posible y sin sorbitol o solo trazas insignificantes. A parte, he dejado de tomar alimentos con alto almidón como pueden ser el arroz integral, quinoa, trigo sarraceno,… que estaba tomando últimamente, y tb no tomo carne ni pescado (sólo blanco de vez en cuando) para ver así que resultados observo en el medio plazo. Me suplemento con algún producto para carencias que pueda tener como puede ser vitamina B12, omega-3, magnesio,…En definitiva, y no me enrollo más, baso mi dieta en frutas (baja en histamina y sin/casi sorbitol ni almidón) en verduras (bajas en almidón o sin), pescado blanco (no asiduamente), alguna semilla (sésamo o chía), los suplementos comentados antes y poco más…Todo lo más crudo posible excepto el pescado blanco. No es fácil abituarse a estos cambios pero haciéndolos gradualmente con el paso del tiempo uno se hace a la idea. La cuestión es obtener algun tipo de respuesta del cuerpo a esos cambios y esperemos que sean para bien. Un saludo, Marcel.

    • comopiensocomo 08 Dic 2017 at 18:58 - Reply

      Marcel, anteriormente te contesté rápido pero esta vez no ha sido así. Discúlpame. Espero que a estas alturas te encuentres mejor con todos esos cambios. En los últimos meses he leído en muchos sitios que las personas que tenemos problemas autoinmunes solemos compartir déficit en vitamina D. Si todavía coletea algún síntoma que se resiste, a lo mejor no era mala idea pedir una analítica y ver cómo andas. Y cuidado con los rangos que se manejan. Los bajos suelen ser demasiado bajos y muchos terapeutas recomiendan incrementarla hasta unos 50 ng/ml.

      Espero que en este año y medio que he tardado en escribir, ya no te haga falta nada de esto y hayas conseguido diseñar esa dieta que te mantiene sano y sin achaques.

      Un abrazo : -)

  26. beatriz 23 Abr 2016 at 16:29 - Reply

    Hola amigas
    llevo 5 años con dieta baja en almidon y me funciona
    Llevo desde 27 años diacnosticada espondilitis y tengo 53
    tuve uvetitis durante 5 años , con cortisona tan a menudo que cabe con una catarata cortisona, estoy operada d cataratas
    Pero hoy día ya no e tenido uvetitis ,gracias a dieta.
    yo digo probar y tu cuerpo te dirá
    el mejor médico es uno mismo
    un saludo

    • comopiensocomo 08 Dic 2017 at 19:20 - Reply

      Gracias por compartirlo Beatriz. Me alegro mucho de que también hayas conseguido mantener a raya la enfermedad cuidando la dieta. Espero que continúes así.

      Un abrazo : -)

  27. Constanza 04 Ago 2016 at 3:57 - Reply

    Hola Luisa, muchas gracias por compartir tu experiencia y recetas. Mi madre tiene fibromialgia, intentaré alimentarla de mejor forma con esta gran ayuda que otorgas. Saludos fraternos.

    • comopiensocomo 09 Dic 2017 at 9:15 - Reply

      Hola Constanza,

      Gracias por escribir. Cada vez aparecen más profesionales sensibilizados con el tema autoinmune. A lo mejor no era mala idea buscar un médico funcional, un nutricionista que trabaje con autoinmunes, un psiconeuroinmunólogo… Desde luego replantearse la alimentación es un gran paso y espero que en todo este tiempo que ha pasado desde que me escribiste (disculpa que haya tardado tanto en contestar), hayáis encontrado el modo de que tu madre se encuentre mucho mejor.

      Un abrazo : -)

  28. Bea 09 Ago 2016 at 19:14 - Reply

    Hola Luisa, estoy a punto de cumplir un año con la dieta. Los últimos últimos 4 meses tomo algún que otro alimento sin gluten, pero poco. En la última revisión de traumatólogo, en junio, este me dijo que no vería rastro de la a inflamación en la san

  29. Bea 09 Ago 2016 at 19:25 - Reply

    Continuo el post anterior…La sangre, me dio la Enhorabuena por la constancia y la determinación (que extiendo a todos los que estáis con la dieta). La verdad es que ha sido mucho más fácil de lo que me imaginada al iniciarlo el año pasado. Ahora, Voy probando alimentos y descartó aquellos que no me hacen bien. he descubierto que me ayuda mucho descontracturarme, sesiones regulares de físio. Hace 5 meses una amiga me regalo sesiones de Shiatsu, me resultó curioso y fui. Una maravilla. Me relajan el cuerpo, me quitan contracturas que las calcificaciones del sacro y las vértebras me producen. Allí me han enseñado ejercicios de estiramiento matutinos, super sencillos, que han sido clave para levantarme mucho menos rígida y con mucho mejor ánimo. recomiendo a 100% probarlo.
    Mi lección del primer año, todos ayuda y hay que buscar las cosas que más, pero sobre todo ser constante y resistente.
    Besos a todos y ánimo, que nosotros podremos con EA.
    Bea

    • comopiensocomo 08 Dic 2017 at 19:44 - Reply

      ¡¡Bea, cómo me alegro de leer esto!! Me alegro mucho de que estés mejor y nos lo cuentes.

      Tengo que escribir al respecto, pero aunque cuidar la dieta creo que es fundamental para nuestra enfermedad, hay otros hábitos que pueden sernos muy, muy beneficiosos. Entre ellos la actividad física. En mi caso, a la vez que comencé con la dieta, comencé a practicar yoga y a dormir más y mejor y creo que todo eso, es fundamental para mejorar e incluso revertir la enfermedad.

      Ojalá a estas alturas (disculpa que haya tardado tanto en contestarte) estés todavía mejor, reincorporando más alimentos y haciendo esa dieta con la que te sientes mejor.

      Gracias de nuevo.
      Un fuerte abrazo Bea : -)

  30. María del mar 12 Nov 2016 at 15:17 - Reply

    Yo también tengo espondilitis, y no puedo comer nada, estoy fatal del aparato digestivo, desde luego que voy a comenzar la dieta sin almidón….gracias

    • comopiensocomo 09 Dic 2017 at 10:41 - Reply

      Hola María del Mar,

      Siento oír eso, pero en las autoinmunes es más que frecuente tener problemas digestivos. También recuerdo una época de digestiones interminables que se alargaban hasta las 6 o 7 de la tarde.

      A mí en esta situación, además de evitar cualquier tipo de procesado y azúcares, me ha ayudado mucho tomar una temporada verduras bien cocidas y evitar un poco las crudas (sobre todo por la noche cuando la capacidad digestiva puede disminuir), tomar cremas, caldo de huesos (parece que es super bueno para ayudar a la salud intestinal)… A medida que iba recuperándome podía incorporar más ensaladas y fruta.

      Espero que a estas alturas te encuentres mucho mejor. Si no es así, coméntame por favor.
      Un abrazo fuerte y gracias por dejar tu comentario 🙂

  31. Strang 15 Dic 2016 at 9:14 - Reply

    Hi there!

    I stumbled upon your blog via your lovely photos on flickr (via the #spondylitis hastag). I also have spondylitis and I also do not eat starch (and sugar) and have seen great benefits to my health.

    I write a blog (in Danish) about autoimmunity, diet and lifestyle. I would like to interview you about your health story and how diet has made a difference for you. If you are interested, please write to me via email (I do not speak Spanish, I don’t know if you speak English. Otherwise I hope Google translate can be of use.)

    best wishes,
    Strang

    • comopiensocomo 09 Dic 2017 at 12:04 - Reply

      Hi Strang!!

      So happy to read this!
      I am glad you have improved you health with your diet. It really works!! And it is great to know that it is that way for lot of people.

      We talk about an interview “exchange” by email. 😉

      Have a nice day! 🙂

  32. cristian basualdo 03 Feb 2017 at 18:11 - Reply

    hola estimada tengo una duda con el azucar procesada se puede consumir o hay que elimirla de nuestra dieta?

    de ante mil gracias no sabes como me motivo a cambiar mi vida tu ultimo comentario simplemete genial!!!!

    * El “yujuuu” no es ironía y sonará a locura, pero tener espondilitis es de las mejores cosas que me han pasado. Gracias a la enfermedad me he encontrado con la salud.

    • comopiensocomo 09 Dic 2017 at 12:30 - Reply

      Jajaja, muchas gracias Cristian. Alguna vez he estado tentada de editarlo o eliminarlo, pero después de leerte ya no lo dudo más 🙂

      Respecto al azúcar, lo deseable es dejar de ansiar comer cosas dulces (refiriéndome a procesados, pastelería, galletas…). Normalmente lo más significativo que nos aportan es energía en forma de calorías y según como te encuentres, puede colaborar a agravar las cosas estresando al cuerpo con picos de glucosa, que necesitan de cortisol, insulina… para regularse. Un estrés añadido.

      Al principio, puedes engañar un poquito la sensación consumiendo opciones más saludables: fruta, fruta seca como uvas pasas, orejones, dátiles… pero sin excesos tampoco. Se trata de ir reeducando el paladar. Si vas entrando en la dieta te darás cuenta que poco a poco, cada vez te apetecen menos 😉

      Mucho ánimo. Espero que estés mejor que cuando me dejaste el mensaje. Disculpa por haber tardado tanto en responder.
      Un abrazo : -)

  33. María José 04 Abr 2017 at 19:16 - Reply

    Hola Luisa:
    He llegado a tu blog después de llevar varios días navegando por internet de página en página. A mí, como a mi tocaya que comenta más arriba, se me ha diagnosticado una espondiloartropatía (en mi caso seronegativa, que no tengo ni idea qué signifca seronegativa) con HLA B27 positivo. El reumatólogo no me ha confirmado que se trate de EA porque doy positivo en las pruebas reumáticas. Por lo tanto no sé exactamente qué enfermedad concreta es la que tengo. Tomo AINS Meloxicam, Salazopirina y un protector gástrico desde hace unos meses pero no encuentro mejoría. Incluso tengo que tomarme un paracetamos o un nolotil de vez en cuando porque no puedo resistir los dolores de rodillas, piernas y lumbares. Así pues he decidido “intentar” la dieta baja en almidón. La dieta paleolítica coincide en algunos aspectos con la anterior pero no en otros. Como por ejemplo el caso de la leche: la paleolítica la elimina. La leche no contiene almidón. En este caso, estoy algo dudosa porque a mí la leche me gusta muchísimo, así como todos los productos lácteos y recetas que la contengan. ¡Un problema! Jajajaja. He decidido comenzar por la dieta “desalmidonada” poco a poco a ver si voy notando mejoría. Hace tiempo me hicieron pruebas de alergias y los resultados dieron negativos aunque yo manifieste síntomas. Sé que no puedo eliminar unos hábitos de un día para otro, además se necesita tiempo para elaborar en casa los alimentos. Me gustaría que nos facilitaras, si conoces, marcas o lugares donde se puedan adquirir productos sin almidón.
    Te felicito por este etupendo blog.
    Un saludo y gracias.

    • comopiensocomo 09 Dic 2017 at 17:07 - Reply

      Hola María José,

      Tienes razón que esta dieta es prácticamene igual a la dieta paleo. Un poquito más restrictiva que la anterior porque paleo no tiene por qué ser baja en carbohidratos y sin embargo, al reducir el almidón, ésta sí que lo es. En cuanto a la leche, es cierto que no contiene almidón pero todas las recomendaciones que he leído al respecto durante estos últimos años aconsejan eliminarla mientras haya anticuerpos o síntomas relacionados con la enfermedad autoinmune. Solemos pensar que la lactosa es lo que nos hace daño, pero en cuanto a la autoinmunidad, son sus proteínas (por ejemplo la caseína) las que pueden resultar más problemáticas. Es cierto que no hablo de la leche en el blog y tengo que cambiar esto. Lo cierto es que a mi no me ha supuesto demasiado problema, porque salvo el queso, nunca me han hecho gracia el resto de lácteos.

      Por otro lado, cada uno tiene que encontrar el modo que le resulte más cómodo y menos estresante para realizar una dieta restrictiva, pero también es cierto, bajo mi experiencia y muchas otras personas con las que lo he comentado, es más “fácil” conseguir éxito realizándolo al revés. En vez de ir dejándolo poco a poco, ser lo más restrictivo posible al principio y una vez nos encontremos mejor, hacer pruebas e ir incorporando alimentos que más nos interesen. Existe un protocolo autoinmune (dieta AIP) que es precisamente para ésto. Se trata de una dieta tipo paleo, pero más estricta, que ha de llevarse una temporada y una vez nos sentimos mejor, vamos reintroduciendo los alimentos de uno en uno, de forma progresiva para detectar cuál es el que nos hace mal.

      En sólo un fin de semana, yo noté mucho y con una semana, lo peor de mis síntomas se hizo mucho más manejable. Eso me permitió adherirme fielmente a la dieta porque comprobé de inmediato el bien que me hacía. Sin embargo, imagina que mi problema es el maíz y excluyo todo el almidón menos el maíz. Seguramente la mejoría en mis síntomas no hubiera sido la suficiente como para adherirme. Los dolores puede que hubieran continuado o no se hubieran reducido apenas, y puede que pensase que la dieta no valía para nada. En mi caso, comprometerme con ella al 100% estoy segura de que fue gran parte del éxito, pero cada uno somos un mundo. Tendrás que encontrar tu motivación…

      Te animo a que intentes cambiar tu estilo de vida, por mucho que ahora te parezca un gran sacrificio prescindir de algunos alimentos. A medida que nuestros nuevos hábitos comienzan a funcionar, dejamos de echar en falta productos que vemos que nos hacen daño. Probablemente te permitirán disminuir medicación o incluso evitarla (ten en cuenta que alguna de ella resulta muy agresiva para el intestino, y nuestra autoinmunidad parte de ahí aunque no tengamos grandes síntomas digestivos). Y no sólo me refiero a la dieta. Descansar bien (cantidad y calidad), hacer algo de actividad física (dentro de las posibilidades de cada uno), aprender a gestionar el estrés… son vitales también para superar o sobrellevar una enfermedad autoinmune.

      Para terminar, te comentaré que durante meses hacer la compra era dedicar 2 o 3 horas a recorrer pasillos, leyendo etiquetas y comparando todas las marcas para evitar todo aquello que contuviera almidón, féculas, dextrinas, dextrosas, gluten… Un día comprendí que no tenía sentido seguir así. A mi me gusta cocinar, “volvamos al mercado”: verdura, fruta, huevos, carne, pescado, marisco… y fuera las etiquetas. No hay alimentos imprescindibles bajo una etiqueta. Ahorrarás tiempo y seguramente dinero. Un error es sustituir productos procesados con gluten o almidón por otros procesados sin ellos.

      Gracias por tu comentario, que me anima a continuar con todo esto.
      Espero que te encuentres mucho mejor.

      Un abrazo : -)

  34. patty 12 Jun 2017 at 19:16 - Reply

    Hola!! Acabo de descubrir tu pagina y m parece interesantisima, me estoy informando sobre la dieta sin almidon para fibromialgia
    Una duda, por que pones q para hacer el cambio a una dieta baja en almidon nos demos un año o mas? Apuntas q ibas a explicarlo mas adelante pero no he encontrado otro post al respecto
    Gracias
    Esperamos mas recetitas y entradas 🙂

    • comopiensocomo 09 Dic 2017 at 17:39 - Reply

      Hola Patty, siento haberos decepcionado porque he tenido congelado el blog durante mucho tiempo. Disculpad por no haber respondido antes.

      Creo que es importante darse tiempo cuando hacemos un cambio de dieta de este tipo, porque estamos acostumbrados a lo inmediato y pensamos que en pocos días podremos conseguir mejorar. Tenemos que ser conscientes que no hemos enfermado de la noche a la mañana y la capacidad del cuerpo para recuperarse, puede estar muy perjudicada. Es algo muy personal. En pleno brote, en 3 días yo noté diferencias sustanciales y con solo una semana, un cambio tan importante que me permitieron seguir con la dieta durante 3 o 4 años más a pesar de que después de 1 año, ya me encontraba no bien, mejor que nunca. Pero comprendí que esa era una forma de comer que le venía muy bien a mi cuerpo. Mi nivel de energía, mi aspecto… me lo decían.

      Quizás tenga que editar eso del año, o no. No lo sé. Puede ser disuasorio para muchas personas, pero es importante pensar que muchos cambios que hacemos, no son sólo durante una temporada. Puede que ahora no comamos apenas tubérculos y en un tiempo sí los toleremos sin problema. Pero dudo que nos suceda lo mismo con los cereales por ejemplo.

      Creo que fue en el libro de Seignalet “La alimentación, la tercera medicina” donde leí que algunas personas tardan meses e incluso años en notar una mejoría sustancial o la reversión de los síntomas. Por eso es importante darse tiempo y perseverar y sobre todo, si se nota una ligera mejoría, por leve que sea… aferrarse a ella y seguir trabajando en esa dirección.

      No todo es dieta. Buen descanso (cantidad y calidad) y el ejercicio físico son también fundamentales para reequilibrar muchas cosas que la autoinmunidad altera en nuestro cuerpo.

      Gracias Patty por tus comentarios. Un abrazo muy fuerte : -)

  35. patty 18 Ago 2017 at 12:19 - Reply

    Buenas tardes
    Mil gracias x la información y el blog, en mi caso tengo fibromialgia y gran fatiga corporal, tb es efectiva la dieta sin almidon en estas enfermedades?
    Por otro lado, me gustaria empezar la dieta progresivamente, donde podria ver que alimentos contienen mayor cantidad de almidon dentro de los no permitidos para ir quitandolos paso a paso?
    Gracias

    • comopiensocomo 03 Dic 2017 at 18:15 - Reply

      Hola Patty, muchas gracias por dejar este comentario (y disculpa que haya tardado en contestarlo) 🙂

      Respecto a tu primera pregunta, creo que replantearte y revisar tu alimentación puede ayudarte muchísimo con tus síntomas (de tu enfermedad y de cualquier autoinmune). En concreto, reducir el almidón no sé si es lo más indicado para ti. Lo que te puedo decir es que detrás de esa fatiga, que seguro viene de la fibromialgia, podría haber también algún problema tiroideo o de fatiga adrenal y según el caso, una dieta demasiado baja en carbohidratos quizás no fuera exactamente lo más adecuado. Por eso y porque no soy médico, entiende que no pueda darte una respuesta tan concreta. Lo que sí te puedo asegurar es que dejar de comer productos procesados y priorizar con alimentos ” de mercado” puede ser un gran comienzo (verdura, fruta, huevos, pescado del a pescadería, carne de la carnicería, sin procesar…).

      Quizás podrías pedirle a tu médico alguna prueba para descartar celiaquía o intolerancia al gluten, niveles de vitamina D (que suele estar muy bajo en las autoinmunes) y algunas otras vitaminas y minerales. A menudo tenemos deficiencias y pueden estar detrás de muchos síntomas como la fatiga.

      Respecto a este tipo de dietas restrictivas, creo que lo mejor sería comprometerse y hacerlas al 100% y aprovechando que cada vez hay más profesionales actualizados y sensibilizados con las condiciones autoinmunes, buscar ayuda de un nutricionista por ejemplo que te pueda orientar para que no te falte ningún nutriente esencial. Mi experiencia propia y por lo que leo, es que si haces una dieta al 80% y en ese 20 se te cuela algo que te está haciendo daño, es muy difícil que los síntomas remitan o que la mejoría sea la suficiente (si es que llega a producirse), como para adherirte a ella dándole tiempo a tu cuerpo a que vaya recuperándose.

      De hecho, suele ser al revés. Durante un tiempo más o menos largo que depende de la persona, se suelen hacer la dieta más restrictiva y cuando nos encontramos mucho mejor, podemos ir probando a reincorporar alimentos saludables, de forma gradual y poco a poco para comprobar si los toleramos o los síntomas regresan.

      Estoy segura que existe bibliografía específica sobre la fibromialgia, pero un buen libro para las autoinmunes podría ser “La solución autoinmune” de Amy Myers. Te orientará hacia dónde dirirgir la atención para ir resolviendo problemas poco a poco.

      Un último apunte. Quizás no estaría mal consultar a tu médico (si no está sensibilizado con las autoinmunes, un médico funcional o psiconeuroinmunologo no estaría mal), la posibilidad de tomar alguna forma de magnesio, que suele venir bien para descansar mejor y disminuir esa fatiga.

      Antes de despedirme, decirte que no todo es dieta (aunque sea muy importante). Es vital dormir bien, cantidad y calidad. A veces las autoinmunes nos lo impiden, pero podemos hacer pequeñas acciones para ir mejorando como el hábito de meterse a la cama a horas prudenciales. Respetar el ritmo circadiano es muy importante para el cuerpo.

      Te lanzo pequeños hilos para que tires de ellos e investigues un poquito, ¿vale? 😉
      Espero que consigas encontrarte mejor pronto.

      Un abrazo Patty 🙂

Leave A Comment