Mi experiencia con la espondilitis